Blogger Template by Blogcrowds.

Pacicos de mi vida...








Confieso que no tengo por costumbre leer la letra pequeña de los "Porqueris"; sin embargo, estudiando el epí­grafe de los testamentos ológrafos, no pude evitar fijarme en un pequeño párrafo al pie del tema, por lo peculiar de la exposición.

Lo que vení­a a explicar era que se habí­a aceptado como testamento ológrafo una carta que decí­a así­:




"Peñafiel, a 24 de octubre de 1915.
Pacicos de mi vida: En esta primera carta de novios va mi testamento; todo
para ti, todo, para que me quieras siempre y no dudes del cariño de tu
Matilde".


Se me quedó grabada en la memoria. Hace poco me operaron de las muelas del juicio. Uno o dos días más tarde, recibí un paquete urgente en casa.Era un regalo...Un buen amigo mío recordó mi interés por un libro suyo y decidió enviármelo para que me fuera más leve la convalecencia; el libro iba acompañado de una carta escrita de su puño y letra e, imitando la forma y requisitos de un testamento ológrafo, comenzaba, a modo de broma, de la siguiente forma: " Pacicos de mi vida...".

Le debo una carta... y, ahora, un regalo que dejé olvidado en mi escritorio...

El libro que, a día de hoy, todavía no he leído (no tengo perdón de dios), se titula "Los girasoles ciegos". Supongo que, después de "despacharlo", la película me gustará menos, como suele ocurrir.



1,2,3, probando.


Siempre me gustó la filosofía­ de los blogs: lugares que permiten aglutinar un sinfí­n de opiniones, impresiones, reflexiones... Es por ello, que he decidido "fabricarme" un pequeño espacio donde poder colgar mis avatares diarios.

Entradas más recientes Página principal