Blogger Template by Blogcrowds.

Quién sabe dónde...?


Me defino como una persona desordenada a grandes rasgos.

No me gusta tirar casi nada; soy un tanto fetichista y, muchas de las cosas que conservo, son recuerdos de momentos vividos: entradas, fotos, regalos, perfumes, peluches, discos, posters...; todos ocupan un lugar en mi habitación y en mi memoria.


No ocurre lo mismo con los materiales de estudio, los cuales apilo muchas veces de forma aleatoria. Tengo la mala costumbre de mezclar los temas para estudiar y, por pura desidia, no vuelvo a colocarlos en su sitio. Sé que para muchos de vosotros el ordenar los temas es un puro ritual post sesión de estudio y/o tortura; así debería ser para mí también pero, cada vez que cierro el porqueri (por decir algo, porque saqué las hojas), prefiero olvidarme de la oposición para no agobiarme.

Pues bien, dentro de mi pequeño caos, mantenía un orden: siempre recordaba donde lo dejaba todo pero esta vez no ha sido así...

He perdido mi cable de datos del móvil.

El otro día, después de ser tageada por Mery, pensé qué fotos colgar. Cogí mi móvil y comencé a trabajar en lo que sería mi próxima entrada.

Mis ilusiones quedaron rotas cuando, tras una ardua búsqueda por toda mi habitación, el cable de datos, el puñetero cable, no apareció.


Podría mandarlo a tomar todo por saco y hacer las fotos con mi cámara digital pero no me resigno: Ese cable no va a poder conmigo!!!!!



Y me da rabia no tener ni idea de dónde está...



Todo sea que, tras poner manga por hombro mi habitación, no aparezca el bendito cable. Mi sospecha es del todo razonable, ya que el otro día mis padres decidieron cambiar la "decoración" del salón.



Esto merece una anotación: para mis progenitores, cambiar la decoración equivale a cambiar los muebles de sitio sin más. Como, en algún momento de mi vida, alguien encuentre el "puñetero" detrás del pesado y nunca infravalorado mueble principal de mi madre, aparador o como bien quieran llamarlo (en el que tiene expuestos objetos que mejor quedarían en un museo de los horrores); mueble con el que, por otra parte, pienso amortajarla (lo digo muy en serio) por su reticencia a tirarlo y sustituirlo por otro nuevo, me haré caquita en la familia del que hizo el mueble, por no hacerlo en la mía por razones obvias.



Me retiro a mi desordenado aposento. En fin...





Symbelmine


Cuando comencé en este mundillo tenía toda la ilusión y fuerza de quien no sabe dónde se está metiendo; me licencié en Derecho sin problemas, pues saqué unas notas excelentes y creí, ilusa de mí, que la oposición sería un sinuoso y tranquilo viaje en barca.

Cuando miro hacia atrás, sólo veo tiempo mal aprovechado y oportunidades perdidas, ya que siento que los primeros años no conseguí ir al máximo (ni siquiera a día de hoy lo consigo), fruto de un exceso de confianza.

Ahora, me siento cansada, desanimada, desconcentrada y desmotivada; como si sintiera que jamás lograré alcanzar la cima; llegar hasta el final de túnel... Vamos, que me he metido con mi dichosa barca en un lodazal realmente asqueroso y no sé si podré empujar lo suficiente como para salir de él.

Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte...

No penséis que éste es un mensaje derrotista. Os cuento cómo me siento ahora mismo para que no cometáis, sobre todo, los y las que estáis empezando mis mismos errores.

Esta oposición no está diseñada para que aprueben las personas inteligentes, sino las personas constantes y trabajadoras; una vez, me dijeron que sólo aprobaban los mediocres. No puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación: quien demuestra su fuerza día a día madrugando, trabajando los temas; quien supera los bajones y sigue luchando, jamás puede ser calificado de esa manera.

Por ello, a pesar de mi encallamiento, sé que saldré de ello de la única manera que se puede: estudiando y recuperando la autoconfianza perdida.

Symbelmine son aquellas flores que, según Tolkien, crecen sobre las tumbas de los reyes Rohirrin. Flores también conocidas como "no me olvides".

Asimismo, symbelmine es el nombre de un bonito premio que responde a la idea siguiente: "Otorgar este premio en agradecimiento a los blogs, premiando su trabajo y como un motivo más para estrechar lazos existentes, para que así, no nos olvidemos de esos blogs que hacen que cada día queramos seguir haciendo lo que hacemos".

Sus normas son las siguientes:

1 - Elegir 7 blogs o sitios de Internet que por su calidad, su afinidad o cualquier razón hayan conseguido establecer un vínculo que desees reforzar y premiar con un premio y enlazarlos en el post escrito.

2 - Escribir un post mostrando el premio, citar el nombre del blog o web que te lo regala y notificar a tus elegidos con un comentario.

3 - Opcional: Exhibir el premio en tu blog.

Faria pensó en mí a la hora de repartir este premio y yo se lo agradezco. Si me pidieran que la describiera con un calificativo, diría sin dudarlo que el adjetivo que mejor la define es ELEGANTE; no sólo por su exquisito gusto en cuanto a música se refiere, sino por la forma de tratar los temas de su espacio y a los que nos pasamos por el mismo.


He decidido, pues, entregar el premio a cinco bloggeros, aunque me gustaría reseñar que se lo merecen todas y cada una de las personas cuyos blogs sigo. Cuando os leo me siento acompañada y, muchas veces, identificada con vuestras historias. Somos como una especie de "familia de bitácoras" y, aunque no os pueda poner cara a la gran mayoría, formáis parte de mi vida.

And the winners are...

Mamen, quien me ha enseñado que la dulzura se encuentra en el interior de las personas y ella de eso va muy sobrada; a ella, que acaba de comenzar en el mundo opositoril, va este premio. Te deseo mucha suerte en el camino que has elegido.

Gato, por su fina ironia y por los buenos momentos que me regala cuando paso por su "gatera".

Elena, porque me ha enseñado que la vida te acaba recompensando los malos malos momentos, que no hay mal que cien años dure... y porque me ha hecho creer en la magia del destino.

Eva, porque me parece muy valiente crear un blog de recetas siendo opositor y disponiendo de poco tiempo libre. Por supuesto, lo seguiré porque soy amante del arte culinario (aunque yo de eso tenga poco).

Sariuska, porque fue una de las primeras personas que visitó mi blog y eso se lo agradeceré siempre y por su pragmatismo a la hora de afrontar la oposición.

Hay dos blogs que faltan en mi lista para completar los siete. No los he puesto porque ya resultaron premiados, pero quiero que sepáis, Mery y ¿Mañana más?, que el premio, por mi parte, también va para vosotras por vuestro talento para escribir y para expresar ideas y sentimientos. Espero no dejar de leeros nunca...

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal