Blogger Template by Blogcrowds.

Scusate il ritardo




Ese es el lema de la celebración del octavo tí­tulo de Valentino Rossi y... éste es el lema de mi entrada de hoy. Hoy, después de dos años, es el día de Valentino y de todos sus fans; el dí­a de la "vendetta".Valentino ha ganado su octavo mundial a su estilo: saliendo mal, remontando y... GANANDO!!!!BRAVO VALE, BRAVOOOO!!!!

Mi mente se va hacia los incondicionales fans que han estado aguantando todo tipo de impertinencias durante dos años: Rosana, Olivia, Alberto, Belén, Octavio... Nosotros lo hemos animado en los circuitos y desde casa; hemos puesto nuestra parte y él, por fin, puso la suya.
Le perdono el retraso...
Y, ahora, mi mensaje para los que dejaron de creer en él; los que dijeron que estaba acabado; los que dudaron de su talento; los que cambiaron de chaqueta; los que disfrutaron con su caí­da en el 2006 y (cómo olvidarme!) para los que lo odian con todas sus fuerzas (los "anti rossi"). A todos vosotros:Iros a tomar por saco!!!!!!!!






Os voy a contar la historia de un niño que, como leí una vez, quiso aprender a "volar" y, finalmente, consiguió alcanzar la gloria.

A finales de los noventa, apareció en el mundial de motociclismo con unas impresionantes ganas de comerse el mundo. Bastaron unas pocas carreras para intuir que estábamos ante el más grande de todos los tiempos...

Este niño, ahora un hombre, ha revolucionado el mundo de las competiciones. Podemos hablar de que ha habido un antes (A.d.R) y un después (D.d.R) de esta persona en el mundo de las motos: ha modificado no sólo su estética (customizando tanto sus motos como su mono), sino también, el modo en que se celebran las victorias tanto dentro como fuera de la pista: le hemos visto subiendo al podio con una peluca afro, con un mono de peluche, disfrazado de pollo, de bandera italiana, de preso...; también ha involucrado a quienes le siguen en sus celebraciones: disfrazó a los miembros de su fan club de policias y simuló que lo sancionaban; de blancanieves y los 7 enanitos cuando ganó su séptimo mundial; de bolos cuando improvisó una partida al termino de una carrera...



No es de extrañar que se haya convertido en el único piloto que llena las gradas con su color en todos los circuitos del mundo. La leyenda de Valentino Rossi ha traspasado fronteras. Estoy segura que, muchos años después de haberse retirado, en los circuitos seguirá brillando un color sobre los demás: el amarillo.

Valentino, además, siempre se ha mostrado muy agradecido a la historia del motociclismo: este año consiguió igualar las 90 victorias que Ángel Nieto logró en toda su trayectoria deportiva y tuvo la deferencia y el hermoso detalle de hacerle un homenaje.



Rossi lo ha ganado todo y, cuando se le acusó de hacerlo por su moto, no dudó en cambiar a una casa más humilde y demostrar que no era la moto, sino él quien marcaba la diferencia.

Pero ha cometido errores... llegó a creerse invencible y subestimó a sus rivales. La vida le dio una lección: en 2006 perdió su corona en la última carrera a la manera de una tragedia griega y, en el 2007, nada pudo hacer por recuperar el cetro, disputando las competiciones con unos neumáticos para el desguace y la moto que usa el repartidor de pizzas de mi barrio. 2007 fue su particular "Agnus horribilis", también en lo personal.

Ha aprendido la lección.

En 2008 nos da la sensación de que ha regresado el mejor Rossi: Rodeado de sus amigos de la infancia, muy centrado, equilibrado y con mucha hambre de victoria. Puede que este año sí­, POR FIN, sea el del octavo y no sin haber asumido un nuevo reto, como fue el cambiar de marca de neumáticos. Ojalá el video "The doctor is back in business" sea premonitorio.http://www.youtube.com/watch?v=F610-gitPAo (cuelgo el enlace porque el canal no me permite poner directamente el video). Me emociona pensar que el video tenga mucho de verdad y se pueda cumplir la ilusión de los "amarillos".

Valentino Rossi conoció la gloria y, durante dos años, el infierno. Si vuelve a ganar de nuevo un mundial, será más grande de lo que ya es. Habrá incluido un capí­tulo fundamental en su leyenda.

Aunque jamás vuelva a ganar, Valentino es la persona que hizo que llorara de alegrí­a en Welkom 2004, de tristeza en Valencia 2006 y que saltara de la emoción en Laguna Seca 2008 con su famoso adelantamiento en el "sacacorchos"; es quién consigue que me coma las uñas durante los dí­as de carrera y que tenga que tomarme una tila antes de que las dispute.

El dí­a que se retire, motogp habrá perdido una estrella, sus fans un í­dolo y, personalmente, yo dejaré, por fin, de sufrir...

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal